13/2/05

Despertar

Se despertó. Quedaban once segundos para que se encendiesen las luces. Las luces se encendieron, y él se levantó. Tenía que prepararse para ir a la fábrica. Sintió angustia entre esas cuatro paredes sin ventanas, pero eso hace tiempo que quedó relegado a los cuentos de hadas. Nadie quería mirar al exterior, a esa enorme extensión de tierra yerma y desolada. Los pocos que lo hacían sentían tal sentimiento de culpa que se deprimían. Los más ancianos, que aún podían recordar el tacto de la hierba bajos sus pies, se habían suicidado. El interior no era mucho mejor, pero al menos había gente. Excepto los agricultores, nadie veía plantas. Eran demasiado difíciles de mantener si no era en esas naves con luz y "suelos" artificiales. Menos mal que con las modificaciones genéticas se habían conseguido plantas que apenas malgastaban nutrientes en crear hojas: directamente se formaban los frutos. Como el maíz, que se reducía a mazorcas perfectas saliendo de soluciones gelatinosas. La gente comía tortas nutritivas de soja, maíz y cereales. No sabían a nada, pero te mantenían vivo. Vivo. Qué irónica resultaba esa palabra. La vida allí consistía en trabajar 10 horas diarias para mantener en funcionamiento la maquinaria. Esta evitaba la entrada de los gases tóxicos, regulaba la temperatura en el interior del complejo y fabricaba oxígeno. Algunos ancianos la bautizaron Tumpa-Chumpa, pero pocos eran los que recordaban ese apodo. Ni siquiera quedaban libros, pues el papel se había convertido en un bien muy escaso, y mantener una biblioteca hubiese sido demasiado costoso.
Tras el día en la fábrica, él volvió a su habitación, se acostó y las luces se apagaron.


Se despertó. Tras la ventana vio un gorrión en la rama de un árbol, ambos meciéndose al son de la brisa. De fondo, el cielo azul. Todavía no era demasiado tarde.

6 comentarios:

Keirana dijo...

Buas, que futuro más triste... pero una cosa, ¿es un enano el que sueña? ¿o es un humano aficionado al Ciclo de la Puerta de la Muerte con pesadillas?
Me ha gustado, el corto y con mensaje. Mola pek

Siltha dijo...

Es un humano, y el que bautizó la máquina era otro humano/a aficionado/a al Ciclo. Me alegro de que te guste.

Darja dijo...

Oh, a mi tb me mola!!Espero de verdad que aún no sea demasiado tarde...
Tiene mucha razón Keirana, aunque es muy corto, llega mucho
yo más

Devioren dijo...

Oh, mola mazo, elfa. ¿Cuándo lo escribiste? Desde luego, ése es el futuro que nos espera como sigamos por este camino. Menos mal que, como haces notar, siempre queda un poquito de esperanza.

Mirian_Deed dijo...

me gusta! es sencillo, directo y claro, y expresa muy bien el final que nos espera como sigamos por el camino que vamos...

Siltha dijo...

Gracias a todas!
Dev, lo escribí cuando pone que lo publiqué, bueno, un cuarto de hora antes. :P