8/5/06

Caprichos

Imaginad que durante mucho tiempo, estáis viendo un montón de caramelos y golosinas en sus distintas cajas, con tantos colores y sabores distintos, un abanico de sensaciones completamente extraño para vosotros, que tenéis que ahorrar mucho para poder conseguir una de esas golosinas. Pero de repente descubrís que esa tienda, por ser vosotros, es especial: no tenéis que pagar.
¿Qué hacéis? Saborear todas las golosinas que pensábais que estaban fuera de vuestro alcance. Todas hay que probarlas, no se puede dejar escapar esta oportunidad tan increíble, ¿no? No sabemos cuando se acabará el chollo.
Pero llegará el momento en que os murais por un aburrido plato de verduras... Si no se anda uno con cuidado, puede empacharse de tantos dulces...

Escuchando: The Hollow - A Perfect Circle

14 comentarios:

W-Shark dijo...

nadie da nada por nada...puede ke descofianza, puede que manía pero no tomaria la oferta...

Emilio dijo...

Si pero comerás tu plato de verduras y luego volverás a querer dulce ;)

Keirana dijo...

También puede ocurrir, pequeña, que comas tantos dulces por glotonería que se te caigan todos los dientes por las caries y ya no puedas comer nunca verduras...

Pero en fin, no sé cuántas veces habremos hablado, si no de esto, sobre el tema y tú, desgraciadamente, tiendes a ansiar demasiado los dulces...

sans dijo...

Pues antes los habría probado todos. Pero creo que ahora probaría algunos al azar el primer día y luego ya volvería a probar más.

Ya sé que el chollo podría acabarse en cualquier momento, pero no se puede vivir con esa tensión. Si de repente empiezan a cobrar por las chucherías, pues qué le vamos a hacer. Lo que no voy a hacer, desde luego, es hacerme daño por no perderme sabores que luego lo mismo ni me gustan.

Lazarus Darrforl dijo...

Cuidado con las caries.

Galahad dijo...

Comerias muchos dulces hasta que te saciaras. Una vez que ocurriera eso cada vez comerias menos hasta que los dulces para ti dejarn de ser algo especial

Sinkim dijo...

Con lo fácil que es llevar un saco y agenciarse un par de cada clase :-D

Guges dijo...

trabajas en una tienda de chuches?
si eso te cambio una manzana por un toblerone, y siempre hay sitio para un kit kat, y las nubes rosas esas, y las monedas de chocolates :D:::...

PULGARCITO dijo...

He leido xuxes??!!!!....son tan blanditas...y dulces....y sabrosas...aaaaaaaaggggghhhhhhhhhhhh!!!!
Creo q no volveria a comer verduras!!! xDD

PD-¿Pueden ser sugus? De limón por favor :P

Jane Doe dijo...

Todo cansa al final xD

Brid dijo...

A veces cuando nos dan la oportunidad de tener ese "dulce" que tanto habíamos deseado, perdemos el interés y dejamos de anhelarlo para refugiarnos en la "monotonía" de las verduras. ;)

Sí, Siltha, soy yo, pero no digas nada...Me colé poniendo el mismo comentario en los dos, pero no creo que se haya dado cuenta mucha gente ;)

Siltha dijo...

Sharky... XD Sí se dan cosas por aparentemente nada.

Cachi, eso me temo >_<
Kei, Baza... Ya, lo de las caries... Tenéis razón, pero las tentaciones son las tentaciones... :S

Sans, muy acertado, pero... ¿Y las verduras?

Guges... No van por ahí los tiros, hijo...
XD

Pulgarcito, sugus de limón no! De piña! Blue power!! XD

Jane, gran reflexión!

Brida... No sé yo... XD

El Jose dijo...

Vamos a ver... estos problemas siempre me gusta encararlos con lógica...

Estoy en una tienda de dulces: cierto.

Me puedo poner morao si quiero: cierto.

Ponerse morao a dulces cuando se los tiene a tiro es una obligación: no cierto.

Ergo, tengo que ponerme morao: no cierto.

Ergo, tengo otras opciones como poder disfrutar del lujo de escoger lo que voy a comer: cierto.

No puedo probarlos todos: cierto.

Una opción es tan válida como cualquier otra, ya que no he probado aún ninguno: cierto.

En situaciones de duda, Gandalf aconseja dejarse guiar por el olfato: cierto. Pues por qué no hacerle caso, leñes, Gandalf es Gandalf.

(Siltha grita desde el fondo: "¡FRIKI!") - pues sí, qué pasha...-

Cuando note que me he empachao, no sabré si aquellos dulces que me he comido eran mejor que los otros: cierto.

Cuando esté empachao no tendré más ganas de dulces: cierto. Ergo me la traerá floja la posibilidad de haberme equivocado porque sólo pensaré en un plato de acelgas: cierto. Ergo la sensación de no haber aprovechado una oportunidad se desvanece por sí sola: cierto.

Estrategia: Primero, imitar al águila, otear desde arriba sin prisas, escoger lo que voy a comer y lanzarme a por ello. Segundo, proponerme no comer más de la cuenta. Tercero, poner a descongelar las acelgas en la parte baja del frigorífico para que se vayan poniendo a punto. Cuarto: guardarme unos cuantos dulces en el bolsillo para ocasiones.

(Para los aficionados a buscar doble vuelta: Sí, todo ello tiene tantos dobles sentidos como de vuestra imaginación calenturienta, especie de polígonos industriales fabricantes de hormonas alteradas) ;)

Hala, y recuerdos al dentista, que es el que va a llevarse los cuartos de nuestros empachos de chuches...

Siltha dijo...

"Tercero, poner a descongelar las acelgas en la parte baja del frigorífico para que se vayan poniendo a punto. Cuarto: guardarme unos cuantos dulces en el bolsillo para ocasiones."

Me ha llegado al alma... XDDD Jose, eres un máquina, y si dependiera de mí y no de CCC, te daría un título oficial. XD Aunque tiene implicaciones poco morales el 4º, según como se mire.