6/11/08

Crónicas de mi ausencia - Parte I

¡Hola lectores míos!

Supongo que, si queda alguien ahí, se preguntará qué ha sido de mí todo este tiempo sin escribir aquí. No os preocupéis, estoy bien. Llevo unos meses en los que, además de estar contenta, realmente entiendo por qué me mudé a Barcelona.

Aparte de llevar el curso relativamente bien y de estar haciendo miles de días extras en el trabajo, he estado haciendo cosas muy muy chulas. Y como no quiero hacer eterno este texto, he decidido ir relatándolas por orden cronológico bajo el título de este post, que será el primero de la mini serie. Quiero remarcar que todas estas cosas han ido unidas a MUCHO trabajo (que es lo que me ha permitido pagarlas) y bastante universidad, no os vayáis a pensar ahora que mi vida es una fiesta constante y que no pego palo al agua. Que yo no me quejo en absoluto: si mantengo ese ritmo es porque me merece la pena el sobreesfuerzo, pero conozco a mucha gente que no sería capaz de llevar este ritmo de vida. Tras este comentario, queda oficialmente inaugurado el post.

Sitges '08


El comienzo de este periodo de ausencia bloggeril se vio marcado por mi primera vez en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges. Todo gracias al estupendo [y espléndido] Gonzo (¡Mil gracias!), que se marcó grandes detalles como conseguir entradas gratis para un par de películas y llevarme y traerme como si fuera una reina. Fui a ver cinco películas, todas en versión original subtitulada (como debe de ser), dos de ellas muy recomendables.

Abrimos boca con Mirrors, una adaptación estadounidense de una película de terror coreana. Está bastante bien, pero no es mucho más que otra peli de terror decente al estilo de The Ring. Es una buena película, y la única pega es el abuso de los sustos por sonido. Esta peli estaba acompañada por un corto que me pareció bastante absurdo, y eso que el principio no pintaba nada mal: Cotton Candy. El título y la fotografía, muy bien, pero lo que es la historia... absurdo.

Después vimos la que yo considero la mejor peli que he visto en mucho tiempo: The good, the bad, the weird, de Kim Ji-woon. Se trata de un western coreano. Sí, sí, habéis leído bien. No prejuzguéis por lo absurdo que suena lo de "western coreano", es una peli genial y divertida, con persecuciones, tiros, villanos, cazarrecompensas, botines, desierto, trenes, asesinatos... y todo aderezado con toques de buen humor. Vamos, a mí me encantó. Todavía no he conseguido convencer a nadie para que la vea, pero si alguien se atreve os aseguro que no os decepcionará. (Bueno, igual sí si sois gente sin criterio que solo ve películas como American Pie o Torrente, pero creo que no hay nadie así por este blog, al menos de los que comentan).

Después vimos dos pelis el jueves del festival. Podría haber vivido sin ellas perfectamente. La primera fue Tokyo!, que es la suma de tres "cortos" de diferentes directores: dos franceses y un coreano. Supuestamente son tres historias que suceden en la capital japonesa, pero a mí solo me gustó la del director coreano. La primera historia-ida-de-olla, de Michel Gondry, no estaría mal si no fuese porque un japonés nunca actuaría como un europeo o estadounidense, y la historia es muy poco creíble en ese contexto. La segunda historia, de Leos Carax, era tan coñazo que me dormí, pero Gonzo me informó de que había hecho bien durmiéndome cuando se lo dije. Y la tercera historia bastante bien, trataba de cosas que le pasaban a un hikikomori, fenómeno creciente en Japón, perfectamente entendido por Bong Joon ho.
La otra película de ese jueves fue Synecdoche, New York, de Charlie Kaufman. La película empieza muy bien, pero termina siendo un puto lío incomprensible. Yo creo que nadie en la sala terminó de entender la película, y mucho menos el final. De hecho, creo que nisiquiera Kaufman sabe porqué escribió y rodó esa película. Está muy bien que un pintor se raye y pinte un cuadro raro para que si quieres lo trates de interpretar, pero que una peli no tenga sentido ninguno... se la dejo a los gafapastas para que la comenten y alaben la drogadicción del director-guionista.

Y como colofón, nos despedimos del festival viendo Gake no ue no Ponyo, una peli totalmente genial, preciosa y adorable, a la altura de Mi vecino Totoro, del Maestrísimo Hayao Miyazaki. Creo que no hace falta que diga mucho más al respecto. (Eso sí, a mí una peli en la que salga una sepia nadando en las escenas introductorias ya me tiene como fan aunque el resto hubiese sido una porquería.) Además, durante esta sesión tuve un invitado especial: Zarkaslog que vino de Zaragoza y se quedó tres días. ¡Pero de eso hablaré en mi próximo post!

Echaba de menos escribir en el blog, contar mis tonterías y saber de mis lectores. ¡Besos para todos!

3 comentarios:

Radwolf dijo...

Me preguntaba cuando tu dilatada agenda te dejaría escribir, que ya lo echaba de menos. Welcome back! :D

Me intriga saber que pondrás sobre los niñatos que hacen pseudopogos y sobre los cafres de tus amigos en los pseudopogos. XD

Gonzo dijo...

Creí que seria el esplendido Gonzo, pero ya me está bien. Gracias las tuyas, que prefiero perderme por diagonal acompañado.
A mandar!

Siltha dijo...

Espléndido eres, claro que sí. ^_^ Lo que pasa es que mira a qué horas posteaba yo esta mierda... Los dos adjetivos empezaban con es-, yo soy disléxica y mira...