16/1/09

"It's not always rainbows and butterflies...

AVISO: Esto es una de las reflexiones-cursi-coñazo que me ha dado por hacer últimamente con tal de no estudiar, así que a quien no le interese que no la lea.

...it's compromise that moves us along." - She will be loved, Maroon 5

Quería hablar del amor. Y de la desilusión, de crecer, de ver las cosas de diferente manera. Cada vez más, me cruzo con gente que ha perdido toda la esperanza en encontrar ese amor de cuento en el que nos hacen creer desde pequeños. Supongo que será porque cada vez soy más mayor, así como lo es la gente que me rodea.

A medida que las desilusiones hacen mella en cada uno de nosotros, vamos perdiendo la esperanza (hablo de relaciones de pareja porque hablar de la ilusión en general me llevaría suficientes posts para llenar un libro, y no es plan) en encontrar aquello con lo que soñábamos, y terminamos resignándonos con aquello que "no está del todo mal". Cuanto más mayor es la gente en la que me fijo, más se conforman, más bajan el listón. A mí me da bastante miedo, yo no quiero ser una cuarentona que vive con alguien solo por tener compañía. Y sé que encontrar a alguien que verdaderamente te guste, te cuide, y, lo más importante, te corresponda, es una tarea ardua, sumamente cansada, desesperante, triste. ¿Pero sabéis qué? Que creo que conformarse es un error, que todos deberíamos luchar por lo que queremos, y seguir intentándolo siempre, sin rendirnos. Porque rendirse es el fin del respeto a ti mismo, de tus ganas y posibilidades de mejorar, de tu autoestima... en resumen, de tu esencia. De lo que eres y lo que quieres llegar a ser. 

Quizá alguno me diga que es mejor conformarse que llevarse tremendos palos, que duele menos, que es más fácil. Quizá sí. Pero también es traicionarse a uno mismo. No sé vosotros, pero si yo dejo de lado lo que quiero y tomo la salida fácil, termino sintiendo un vacío enorme que el conformismo no puede llenar. Y quizá pierda todas mis batallas, pero con que gane una tengo la victoria absoluta. 

Hace bien poco estuve escuchando la vida de una señora de 75 años con la que estaba sentada en el tren. Su marido se había muerto hacía seis años, a los 73, y ella estaba todavía deprimida. Mucho. Llevaba con él desde la adolescencia, tuvieron tres hijos juntos y se amaron hasta el final. Él la cuidó y amó hasta el último momento, y, por cómo hablaba de él, sabía que no mentía, que no estaban por estar, estaban porque se amaban. Me costó no ponerme a llorar cuando se le escaparon unas lágrimas. El suyo era un dolor desgarrador, una tristeza muy superior a la de ser una anciana que se queda sola. 

Supongo que os sonará absolutamente cursi y os darán ganas de vomitar, pero yo no cambiaría por nada del mundo vivir con esa intensidad una relación por evitar dificultades en mi vida. 

Eso sí, mucho ojo: seguir buscando un amor de cuento no implica vivir ciegos y no crecer. Creo que todos hemos de madurar y asumir que la realidad no es como nos pensábamos que era. Pero que la realidad sea más fea y difícil de lo que pensábamos no hace del mundo una mierda, simplemente tenemos que aprender a apreciarla con todos sus defectos, porque sigue siendo hermosa a su manera. Por mucho que se ame a alguien, no significa que no surjan dificultades, que no se pelee, que no pasen cosas. Es normal que nos llevemos un chasco cuando descubrimos que en la vida real los príncipes y princesas también cagan y se equivocan, mientras que en los cuentos eso queda entre bastidores. Pero esas cosas mundanas no los hacen menos príncipes y princesas. La realidad cuesta de asumir, pero una vez lo haces puedes seguir buscando tus propios cuentos en versión realista. 

PD: Este post no va por nadie, es una reflexión de estas que voy acumulando para escaquearme de estudiar. Lo digo porque considero que la gran mayoría de la gente os podéis sentir identificados en mayor o menor grado con este texto, porque todos consideramos rendirnos o no en algún momento, algunos lo han hecho, otros no; pero no quiero que nadie se me mosquee.

PPD: Sé que puede resultar bastante irónico que diga todo esto habiendo perdido toda esperanza hace dos posts... pero entended que aquello era un bajón, una minicrisis de las que me dan de cuando en cuando, pero en absoluto mi forma habitual de pensar. Soy demasiado optimista a veces. ;D 

8 comentarios:

Sani A.K.A. DarkDooM dijo...

Coincido en todo lo que has dicho, y tengo por seguro que no acabaré conformandome con una persona cualquiera. ¿Que como lo sé? Porque ya me conformé una vez y... NUNCA MÁS!

Y si tengo que acabar solo, pues solo acabo. Mejor estar solo que viviendo engañandote a ti mismo (porque en el fondo es lo que haces si te rebajas a ello) teniendo una relación vacía.

Siempre he dicho que yo creo en el amor, pero el amor no cree en mi :P
En realidad pienso que existe ese amor de las historietas, o algo parecido, pero se da en escasisimas ocasiones y deben ser dos personas muy especiales, con toneladas de complicidad y compenetración, vamos, lo que se dice hechos el uno para el otro.
Asunto dificil, pero no imposible!

Me gustan estas reflexiones ^^

Un abrazoooo!

Radwolf dijo...

Me llama la atención lo que dices sobre los príncipes y las princesas. Creo que muchas veces pecamos de ver las cosas de una sola manera y no tenemos en cuenta otros puntos de vista. Todas las personas, sean quienes sean, ha llegado un momento en sus vidas en que se han replanteado muchas cosas, se cuestionan alguna vez si todo lo que ha estado haciendo hasta ahora. Si supiéramos algo más de ellos, estoy seguro que nos asombraría descubrir que son mucho menos perfectos de lo que creemos, que solamente son seres humanos, con grandes capacidades para cosas en concreto, y que no son los semidioses que aparentan ser y creemos que son. Son solo eso, personas, especiales, pero humanos al fin y al cabo. Y todo ser humano tiene inquietudes y se cuestiona sus actos, aunque sea de tarde en tarde.

Respecto a la vida y tus metas, me gusta mucho una frase que dijo Geralt: "No existe el bien o el mal, solo elecciones y consecuencias".

la reina del hielo dijo...

Nunca jamás, te conformes, yo lo hice una vez y todo fue mal, afortunadamente, se me cruzó un sedicioso catalán xD

pensamientoartificial dijo...

No te rindas nunca!!!! estoy contigo!!! El futuro que nos espera es brillante, te lo aseguro, lo veo desde aqui :)

Pryrios dijo...

Pues yo creo que no se trata de si uno se conforma o se rinde. Tu enfocas la vida como si fuera alguna especie de combate y eso lo hacen otros también y lo único que cambia es el campo de batalla que eligen.

La vida pasa, te guste o no. Si te lo tomas como una especie de lucha en la que buscas cumplir todos tus objetivos sin "rendirte" bueno, puedes sentir realmente orgullo y ser tu misma, como dices, o puedes llegar a darte cuenta de que realmente no has logrado satisfacer nada y el caso de la cuarentona será exactamente igual.

A mi me encanta disfrutar la vida y no me conformo con cualquier cosa. No obstante, como dice Radwolf, lo importante es saber rectificar tus propias creencias o tus metas. Y esto no es una rendición, sino un reajuste. Abraza demasiado tiempo tus ambiciones, tus metas y tus listones y te volveras como una de esas personas que detestas tanto, porque llegará un momento en que te será imposible cambiar de opinión.

Pero de todos modos, hace mucho tiempo ya te dije lo mismo que te voy a decir ahora (seguro que esta por algun post viejo tuyo): le das tanta importancia al intentar estar bien, estar con alguien y todo eso que casi parece que te olvides de todo lo demás. Lo intentas con tantas fuerzas que no me extraña que te frustres, más que nada porque te esfuerzas en controlar algo que no puedes controlar (encontrar a alguien especial).

Tómatelo con calma, relájate, disfruta de la vida, dale largas a los buitres y no te preocupes por como acabarás cuando tengas cuarenta años. En todo caso, ya lo verás entonces. Que hay un secreto que no te han dicho y es que a los cuarenta, si algo no te gusta, puedes hacer como ahora y cambiarlo.

Stirner dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Siltha dijo...

Sani, trataré de escribir más reflexiones y menos lloriqueos, que el blog está decayendo a pasos agigantados. Y tú escribe en el tuyo!! xD

Radwolf, sí, desde luego que son todos humanos... pero normalmente idolatramos a la gente que no tiene defectos donde nosotros sí los tenemos, porque a veces superar nuestras propias limitaciones nos parece imposible, y ver que otra persona lo ha hecho, nos parece deslumbrante. O al menos a mí me pasa.
La frase es muy buena.

Mery, no lo haré. xD

Gala... ¡Además este año chino es el mío, el del buey! Va a ser genial, lo sé.

Pryrios... Tienes toda la razón, pero creo que has malinterpretado algunas cosas. Para empezar, no creo que el objetivo sea "ganar" o alcanzar esas metas sin modificarlas. Creo que para ser feliz tienes que estar contento contigo mismo y saber que estás moviéndote en la dirección que te gusta, sea esta cual sea. Los habrá que su máxima aspiración sea vivir en una casa de campo y los habrá que quieran llegar a dueños de una compañía. Y mientras realmente sea eso lo que quieren, lo que no me parece bien es que lo dejen de lado por miedo a luchar y caer. Si lo dejan de lado porque se han dado cuenta de que no es tan importante como pensaban, pues entonces no hay problema. Y si no llegas a conseguir las metas que te propones no pasa nada, pero estarás feliz por haberlo intentado y no haberte rendido antes de empezar.
Es como cada vez que empiezo un cuatrimestre en la uni... me propongo unas metas y casi nunca las cumplo, pero no me amargo por ello, simplemente lo vuelvo a intentar el cuatrimestre siguiente. Reajuste, como dices. Sin embargo si dejase la carrera sí sentiría que me he rendido no estaría contenta conmigo misma, porque mi meta en la uni es demostrarme que soy capaz de terminarla, aunque tarde. Y me traicionaría a mí misma si decido irme por el camino fácil y pasar de estudiar.

En cuanto a lo de que le doy demasiada importancia a estar con alguien... Lo sé. Es cierto, y es una mierda, pero tampoco es verdad que deje de lado todo lo demás, solo que aquí en el blog reflejo mi vida de una forma demasiado parcial... xD El problema que tengo es que no sé estar sin pareja. Llámalo ausencia del padre en la infancia, exceso de amor de madre, efecto Disney o como quieras, pero tengo este problema. Sé que solo me lleva a la insatisfacción y a tomar decisiones absurdas y dañinas, pero todavía no sé como solucionarlo. Ahora me debato entre intentar tomarme un tiempo de soledad y tratar de combatir los ataques de pánico sin hacer idioteces o bien aceptar que tengo ese problema y buscarme una pareja que me tranquilice. No sé.
O eso o prostituirme para pagarme un psicólogo. XD

Sr. Anónimo: le informo de que los comentarios me llegan al mail inmediatamente después de ser publicados. Eso significa que sé quién eres y lo que has dicho. Me parecía un muy buen comentario, no sé por qué lo has borrado. :*

Less dijo...

¿Y qué es de uno si no se entera de cuando cae en un estado de conformismo? Puede ocurrir alguna resignación de forma inconsciente, que nos haga olvidar un poco lo que buscábamos... Je, no sé. Me dejó pensando esto. Si, de cierta manera me identifico. Creo que mi princesa sería la que se haga amar como tal, ya que no tengo una silueta de mujer para andar buscando por ahí... Me gusta tu estrategia para evadir estudios :) Saludos.