22/2/09

Duelo

Han sucedido un huevo de cosas desde la última vez que escribí... Dos han sido las que más me han marcado, una buena y una muy mala. Quiero agradecer a los que me apoyaron en la mala, y siento no habérosla comunicado antes a otros, es que fue muy rápido y apenas tuve dos días, así que hablé con gente que tenía animales y podía entender un poco mejor qué pasaba... 

La buena para otro post, pero por respeto al implicado, le dedicaré el post enterito a él. 

A Humphrey. Mi gato.

El viernes, cuando por fin pude pasar un rato en casa, me di cuenta de que estaba todo el rato tumbado en su sillón verde, y es lo habitual en él, es un gato de lo más pachorra. Lo estuve acariciando, ronroneó como de costumbre, pero seguía en su sillón. Después me di cuenta de que no recordaba haberlo visto ir a beber ni a comer ni a la arena desde hacía tiempo. Podía ser casualidad, porque apenas me lo cruzaba un rato al día, pero le acerqué una galletita y se apartó. Le pellizqué la piel y estaba deshidratadísimo... No se había movido de allí en días... Lo primero que hice fue darle agua con una jeringuilla, y esa misma tarde lo llevé al veterinario. Le estuvieron haciendo pruebas de sangre, radiografías, auscultaciones... 

Le fallaba el corazón (un soplo), tenía líquido en la pleura y los riñones no le funcionaban bien puesto que tenía la creatinina y la urea por las nubes, lo que le había llevado a no comer. 

La veterinaria lo vió muy chungo y me dijo que debía dejarlo ingresado con suero y antibióticos, pero que lo veía muy complicado, que muy probablemente me costara un montón de pasta diagnosticarlo. Ese día me fui a trabajar y el sábado al mediodía volví a verlo... estaba hecho un desastre... respiraba cada vez peor, porque el suero se le acumulaba en la pleura, a pesar de que le habían sacado líquido a jeringuillazo limpio... No filtraban sus riñones. 

La veterinaria me habia sugerido la eutanasia, porque con un cuadro tan complicado, los malabarismos económicos iban a ser muchos para probablemente no poderlo salvar. Había estado pensando que sacrificarlo era lo mejor, que no podía permitirme gastar todo el dinero de mis tarjetas de crédito en un monton de intentos de diagnóstico (que no de curación) con tan pocas posibilidades de salir adelante. Además, la mayoría de enfermedades que se barajaban eran o letales o intratables... así que diagnosticarlas tampoco iba a ayudar al animal... 

Pero cuando volví un poco más tarde al veterinario casi me da algo... Ya me había pasado toda la tarde llorando, y allí aún peor, me enfrenté a una de las escenas más duras para mí, que paso de escribir porque ya estoy llorando más que suficiente.... pensar que iba a decidir matarlo... cuando él solo quería estar en casa tranquilo... No pude hacerlo. No pude. 

Decidí que lo trataría, pero como era domingo había que esperar al lunes, con lo cual estuve toda la noche en el trabajo repensándome lo de la eutanasia... no tenía sentido hacerle miles de pruebas impagables para que sufriera más si al final no lo iba a poder curar... Pero... ¿cómo podía ser yo quien le negase la pequeña posibilidad de salvarse? ¿Y si por mi no egoísmo vivía 5 años más? ¿Pero y si moría de todas formas y yo me quedaba sin dinero? ¿Y si otra de mis gatas se ponía mala y yo me había gastado todo el dinero? Hacía mucho tiempo que no lloraba tanto y con tanta frecuencia... No sabía que hacer. 

Pero a las diez de la mañana de hoy me llamó la veterinaria para decirme que había muerto. Solo. Y seguramente sufriendo. No sé qué órgano fue el que le falló definitivamente... pero tampoco imoporta a estas alturas. 

Todo culpa mía por no darme cuenta antes, y por no decidir nada con la suficiente rapidez en un caso tan crítico... Dicen que me consuele con que lo quise y lo cuidé, pero no hay consuelo en ello... me necesitaba y le fallé... como me pasa siempre... Tendría que haberle sacrificado y haber estado con él mientras lo dormían. No sé, es horrible. 

Pero lo quería horrores. Pienso en que no va a estar más en casa, que la Tinti es semihuérfana, que no lo voy a ver más... No sé, lo voy a echar mucho de menos, siento un vacío enorme, lloro cuando veo bolas de pelo debajo de los muebles... Es una mierda. 

Así que aunque los gatos no lean blogs, y menos lo gatos difuntos:

Humphrey, quería pedirte perdón por haber fallado y no haber actuado mejor. Hice lo que mi escasa cabeza pudo y consideró oportuno, aunque ahora me arrepienta. Y seguramente daba igual lo que hubiese hecho, me terminaría arrepintiendo... siempre se podría haber hecho algo más, algo mejor de lo que hice. Y quiero dejar por escrito que te he querido un montón, que eras un gato como no he visto otro, tranquilo, bueno a más no poder... Le gustabas a todo el mundo, lo cual no es de extrañar. Y ojalá hubieses salido de esta igual que saliste de la del verano que te adopté... Siento haberte dejado solo en aquella jaula... Siento haber sido tan poco observadora durante la semana... He sido una dueña mediocre y me escudo en mis otros problemas para autojustificar esa mediocridad, lo cual siento y sentiré siempre. Lo siento. Te echaré de menos, y desde luego nunca jamás olvidaré el tacto de tu peluda y redonda cabecita bajo mis dedos.

Dejo este post en memoria de uno de los mejores gatos que he tenido el placer de conocer y cuidar, y al que he querido probablemente más que a muchas personas que se han cruzado en mi vida, por muy cruel e incomprensible que suene eso para los que no han compartido nunca su cariño con un animal de compañía. 

9 comentarios:

erseco dijo...

Yo creo que estuviste a la altura de las circunstancias, aunque la eutanasia en este caso hubiese sido lo correcto es una decisión demasiado difícil de tomar a la ligera y tu gato no tenía tiempo, ánimo!

Un saludo!

Un tipo corriente dijo...

Vaya... lo siento :( Era una decisión muy dificil.

Luis (aka TORO L)

Yishana dijo...

Bon dia... mmmmm sabes una cosa Sara? te entiendo perfectamente, ese sentimineto de rabia e impotencia, unido a sentirte muy inutil, pensando que podrias haber hecho más... a mi me pasó hace 6 meses... yo tenía 4 gatos, porque también me encantan (y eso que les tengo alergia), y mi "Gordi" (así le llamaba yo) ya era muy viejete, tenia 15 añitos ya... se le veia muy apagado, casi no queria comer, y lo llevé a la veterinaria, y me sugirió lo mismo, pero sin decirme de hacelre pruebas, directamente me dijo que era demasiado viejo y que tenia que sacrificarlo, porque asi no sufriria... eso me lo dijo un viernes... despues de todo el sabado llora que te llora, y piensa que te piensa, cuando me levanto el domingo, veo que los otros tres gatos no hacen más que dar vueltas por la casa como buscándole, y cuando me pongo a recoger la casa y retiro el sofa del comedor, lo veo alli, como dormido... había fallecido durante la noche, mientras yo dormía... no se si sufrió o no... y duele perderlo (ahora me puse a llorar pensando en el), quiero decir que todos los sentimientos que has tenido, me vinieron a mi también...por eso te entiendo... y me imagino cómo te sientes... pero recuerda que aun tienes más familia gatuna a la que cuidar, mimar, y disfrutar... seguro que tu gato (cmo el mio) tuvieron una gran vida, y allá donde estén cuidaran de nosotras... MUCHOS ÁNIMOS SARA!!!!!!!!! UN BESAZO DE TODO CORAZÓN

河曲勝人 - Kawano Katsuhito dijo...

Sabemos que era una situación complicada y una decisión difícil de tomar, y que tú lo que querías no era hacerle sufrir, sino no perder la esperanza, por mínima que fuera, de poder salvarle y tenerle contigo unos años más.

Así que no te tortures ni te eches la culpa de lo ocurrido, porque estoy convencido de que Humphrey, allá donde esté ahora, lo sabe también, y te lo agradece de todo corazón.

El Jose dijo...

Oye elfa, no me jodas... si la mayoría de los posibles casos clínicos que se barajaban eran letales e incurables, todos sabemos que lo que no hubieras soportado sería haber visto a Humphrey malviviendo como hubiera malvivido. Es más, ¿cuáles eran los que eran tratables? Y todavía más, ¿cuáles de los tratables podrían haber tirao palante estando ya el animal como estaba?. Me da a mí que casi ninguno, y menos teniendo en cuenta que le quedaban horas de vida al pobre...

Pero aparte de eso, no te atrevas a decirme que te deberías haber dado cuenta antes. Por Dios, mujer, que vas pa científica. Si los síntomas hubieran sido que el gato se hubiera puesto verde, o a ronronear en regggaetón, o a escuchar la Cope, pues vale, pues aún... pero cuando además el gato está haciendo lo que hace todos los días en el sitio de todos los días de la forma de todos los días... ¡¡por favor!! ¿¿CÓMO pudiste no darte cuenta de que al gato le estaba entrando ?? ¿Cómo se te pasó hacerle su análisis de sangre diario, medirle el colesterol y comprobar que comía con hambre? ¡Qué irresponsabilidad! (sí, estoy siendo sarcástico. El sarcasmo es mi forma de enfrentarme a cosas que me ponen triste, qué pasa)

Mira, en serio, si quieres un ejemplo de lo que Humhrey y tú podríais haber pasado, mírate este enlace y dime si te suena de algo:

http://huroncetes.com/forums/p/2420/27438.aspx

Ya sé que va de hurones, pero para el caso, es ilustrativo.

No te juzgues con tanta dureza, elfa, que si lo que se quiere es justicia, tanto pesa el agravante como el atenuante.

Una oración para el que se va, y otra oración para la que se queda.

Amada_Tierra dijo...

No te conozco del todo, pero no me hace falta para saber que trataste a Humphrey con todo el cariño y el amor del mundo, y que él lo sentía también.

Ahora mismo te va a dar igual lo que te diga la gente para consolarte, porque esto no tiene consuelo ni nada, pero recuerda los momentos buenos,lo que habéis vivido...Habéis sido los dos muy afortunados de encontraros y tienes que quedarte con eso.

Dale tiempo al tiempo y todo tu cariño a Tinti, que también lo echa de menos.

Muchos besos y ánimo Sara.

pensamientoartificial dijo...

No puedo decir mas que lo siento por tu perdida...
Pero piensa que ahora estara en el cielo gatuno, que se parece bastante a tu casa y tu sofa...

Sinkim dijo...

Siento mucho tu perdida Siltha, se como te sientes, yo pasé por lo mismo hace años cuando tuvimos que sacrificar a nuestro perro con 12 años. Nosotros optamos por dormirlo porque tras varias operaciones cada vez estaba peor y no hacia más que sufrir.

anJü dijo...

Ay.. me he emocionado leyendo tu post. Mi gato está malito desde hace meses y los veterinarios no dan con lo que tiene... Cuando le oigo quejarse se me parte el alma.