24/1/08

Ecologismo práctico - Consumo II: Bienes materiales

No hablaré de las decisiones que debería tomar alguien cuando compra su casa (como asegurarse de un buen aislamiento, que si hay madera en suelos o muebles, esta tenga el sello FSC, que averigüe las posibilidades de utilizar energía solar...), ya que dudo que alguno de los que leen el blog esté en esa situación, de manera que me centraré en bienes más pequeños, como pijaditas, ropa, material escolar... Cualquier cosa que no sea de alimentación, aunque varias de las directrices se repiten, como podréis ver.

Reducir el consumo a lo estrictamente necesario. 25 pares de zapatos, os pongáis como os pongáis, no son necesarios. Ni tampoco tener toda la colección de figuras del Final Fantasy ∞ importadas directamente desde Japón. Aunque no nos guste admitirlo, todos estos caprichos son prescindibles, y está bien que nos demos alguno de cuando en cuando, pero realmente no ayuda mucho al planeta que vivamos de caprichos consumistas, así que: moderación, aunque duela.

Comprar productos locales de tiendas locales.

Comprar en tiendas de comercio justo. Tratar de asegurarse de que al menos, quienes han fabricado lo que estás comprando han sido tratados como personas y no como robots. Esto no es ecologista pero es humanitario...

Evitar el exceso de embalaje. Decir que no quieres bolsa porque puedes meter lo que acabas de comprar en tu mochila o en la bolsa que ya llevas está bien. No es algo que debiera daros vergüenza, pero he visto a más de uno/a que no lo hace por vergonzoso/a.

Si algo es de madera, que lleve el sello del FSC, un consejo no gubernamental que vela por el uso ambientalmente responsable de la madera de los bosques del mundo, entre otras cosas.

Utilizar baterías y pilas recargables. Si tenemos que comprar un aparato electrónico para casa o la oficina, mejor con cable. Si es un dispositivo portátil que obligatoriamente ha de llevar baterías, evitar a toda costa las pilas normales. Supongo que todos sabéis lo contaminantes que son estas cosas.

  • Introducción.
  • Consumo.
  • Nos deshacemos de los residuos.
  • 2 comentarios:

    Prats dijo...

    en qué consiste el sello FSC ese?? Las casas de nueva contruscción creo que tienen la obligación de tener placas solares en los techos ^^

    Lo peor que tienen las pilas es que se gasten... Sk comprarlas que no sean recargables es hasta incómodo... Hace dos años me regalaron un mp3 rancio, le puse una pila y se gastó, otra y se gastó y de la pereza de comprar más ya dejé de usarlo... No te digo más XDD

    Siltha dijo...

    El FSC es un consejo que concede un sello a nivel mundial a las empresas madereras que no obtengan madera en talas ilegales. Se supone que velan por el buen uso y tratamiento de los bosques, de manera que si las cosas que compras tienen ese sello FSC, te estás asegurando que no es madera de una tala ilegal de alguna selva virgen.

    Sí, las pilas son incomodísimas... con lo que molan las cosas con batería de litio... jajaja.