24/1/08

Ecologismo práctico - Consumo IV: Transporte

En tu día a día:

Moverse a pie o en bici siempre que sea posible.
Estos son los transportes menos contaminantes que existen, pero tememos tendencia a ser unos vagos y que nos de miedo caminar 20 minutos, cosa que está mal para el medioambiente y para nuestra salud.

Utilizar el transporte público, nunca el privado. La mayoría de las veces hay algún tipo de transporte público que cubrirá el trayecto que debes realizar hasta tu trabajo o lugar de estudios. A veces funciona mal, sí, y más en este país, pero si se sabe aprovechar, tiene muchas ventajas:
  • Aunque no es tan barato como debería, es más barato que mantener un coche, que entre seguro, combustible y reparaciones esporádicas te sale por un riñón, por no hablar del precio del coche inicialmente.
  • No tienes que preocuparte de aparcar, cosa que es un infierno y en la que inviertes normalmente casi el mismo tiempo que en llegar a tu destino (sobre todo en ciudades grandes).
  • Mientras conduces, no puedes hacer nada, es tiempo que pierdes. Mientras viajas puedes estudiar, leer, hablar con otra persona de forma totalmente relajada, jugar con tu DS... Échale imaginación y dejarás de ver el tiempo en el bus como un tiempo perdido.
  • Es cierto que tienes que adaptarte a los horarios de tu transporte, pero adaptarse no implica que pierdas el tiempo, sólo que te ajustes a un tipo de horarios no inmediatos y averigües qué puedes hacer con el tiempo que tienes. Yo personalmente prefiero esperar diez minutos en una parada de bus a dar vueltas veinte minutos en busca de un aparcamiento...
Suponiendo que realmente necesites un vehículo privado (probablemente yo discrepe con lo que alguien considera “necesitar”, pero bueno):

Compártelo siempre que puedas. Si no conoces a nadie de tu trabajo o centro de estudios que quiera ir contigo, prueba en alguna página de coches compartidos, que hay bastantes. Si lo usas para fiestear los fines de semana, usad sólo los coches necesarios y que los conductores no beban (esto es por vuestra salud, no por el medioambiente).

No uses tu coche o moto para ir a comprar el pan. Esta es una costumbre horrible. Yo entiendo que prefieras tener coche porque esperar media hora a pillar un bus que tarde 2 horas en llegar a tu casa cuando tú puedes hacer el trayecto en media hora es absurdo. Pero una cosa es eso y otra muy distinta usarlo para ir de tu casa a la casa de tu colega dos calles más abajo de donde vives.

Para viajes largos:

Si es posible, utiliza el tren o el autobús, no el avión. Consumen mucho menos por pasajero, pero entiendo que tal y como están los precios la cosa se decante hacia el avión...

Si vas en coche, es mejor acompañado. Sólo un coche para cuatro y no un coche por cabeza. Aparte de ahorrar energía, te lo pasarás mejor seguro.

Si no tienes más remedio que ir solo, busca en páginas de coche compartido gente que quiera hacer tu trayecto. Te ayudarán con los gastos y contaminarás menos.

  • Introducción.
  • Consumo.
  • Nos deshacemos de los residuos.
  • 3 comentarios:

    Prats dijo...

    lo mejor es enfocarlo desde el dinero:
    ir andando a donde sea: gratis
    ir en coche: caro

    ir solo en coche: caro
    ir con más gente: barato

    y así convences a toda cataluña y un buen trozo del resto de españa :D (no sabía quer existieran páginas de coches compartidos) u.u

    Siltha dijo...

    Sí, desde el dinero siempre es más fácil convencer a la gente... Una mierda.

    anomalías habituales dijo...

    lamentablemente el transporte publico no es lo que debería ser. Solo si vives en barcelona o el área metropolitana la conectividad es aceptable, pero si vives más lejos y tu trabajo está lejos de tu casa (+de 2km) ¿qué opción tienes?

    ¡Fomentemos el transporte público!